Abrir Galería

CONCURSO NUEVO GRADERÍO PARA EL ESTADIO MUNICIPAL VILLANOVENSE

Villanueva de la Serena, Badajoz

3er PREMIO CONCURSO 2021

Equipo arquitectura PEZarquitectos SLP

Desde lo urbano:

El nuevo Plan Director de Infraestructuras de Villanueva de la Serena tiene como eje vertebrador el Paseo de la Ciudad Deportiva, un eje peatonal que conecta todas las instalaciones.

La fachada del actual estadio constituye la presencia física más importante en la zona, tanto por su tamaño y longitud como por su carácter de “barrera”, un elemento lineal y opaco que impide la conexión visual entre el paseo y las pistas deportivas.

Una de las intenciones primeras de nuestra propuesta es potenciar la permeabilidad de la construcción, para romper la monótona secuencia de los pórticos y poner en relación el “interior”, las pistas, con el “exterior”, el paseo peatonal. El deportista y el espectador.

Desde lo construido:

La infraestructura existente ha servido de soporte a la actividad deportiva durante casi cincuenta años, ha permitido modificaciones puntuales, soluciones temporales, parches, que han dado solución inmediata a necesidades de espacios dando lugar al heterogéneo conjunto que hoy nos encontramos.

Frente a la perspectiva de hacer tabula rasa, demoler y edificar una construcción ex novo con el consiguiente gasto de medios y energía, optamos por un proyecto ecológico, económico y sostenible desde el punto de vista ambiental. Ecológico por limitar la demolición a lo mínimo necesario y por utilizar materiales adecuados, económico por ser una intervención sencilla y ajustada al presupuesto y sostenible por ser de fácil funcionamiento, conservación y mantenimiento.

Vamos a reutilizar la estructura, el esqueleto, del estadio actual. Los pórticos y su cimentación se aprovecharán, mientras que se retirará el graderío en mal estado, y las construcciones añadidas para limitar el alcance de la actuación y poder dedicar presupuesto al resto del programa. Así mismo se desmontarán las cerchas metálicas y la cubierta actual.

Completamos los graderíos laterales, actualmente descubiertos y de menor tamaño, para igualarlos a los centrales y sobre todos ellos apoyamos las nuevas gradas, elementos prefabricados de hormigón que se organizarán en cuatro zonas, creando aperturas que comunican visualmente el paseo con el campo de fútbol. Se amplían tanto la zona cubierta como el aforo total del graderío, que pasa ahora a ser de aproximadamente 1260 espectadores.

Planteamos un edificio de solamente una planta hacia la avenida de Portugal, a la se muestra, tal y como hemos comentado, permeable, presentado tres grandes huecos que facilitan la conexión visual con el terreno de juego. Bajo la cubierta y hacia el mismo paseo la parte superior del graderío se convierte en mirador, galería muy cercana al viandante. Un nuevo balcón-mirador que además de conectar los distintos graderíos se erige en lugar de relación de los espectadores a la vez que permite la conexión visual con el resto de instalaciones de la Ciudad Deportiva y con el paisaje, potenciando la sensación de que nos encontramos realmente “entre campos”.

El arbolado de la avenida protegerá su fachada oeste, y, en la planta alta, un sistema de protección solar textil controlará el incómodo soleamiento de poniente.

Conseguir que toda la instalación fuera accesible ha sido uno de nuestras prioridades y ha condicionado la solución planteada. A todos los graderíos se puede acceder a través de rampas y además se ha previsto un ascensor junto al acceso principal  que hace que el mirador superior sea igualmente accesible.

Desde el programa:

Se plantea de un edificio abierto y permeable con distintas entradas y salidas. Se recupera el corredor norte-sur como elemento fundamental para el funcionamiento racional de la instalación. Un espacio semi abierto, protegido por una celosía cerámica, que permite atravesar completamente el edificio y conectar estancias y espacios.

El edificio tiene un acceso principal en el punto medio de su fachada, una entrada general que da un acceso con un mínimo desnivel a la parte baja de la grada. En este gran ámbito de acceso se encuentran los aseos públicos de la instalación.

Desde la entrada principal también se accede al corredor que recorre la longitud del edificio y que utilizarán sobre todo los usuarios y deportistas. Hacia un lado (galería norte) vestuarios locales, enfermería y cafetería y hacia el otro (galería sur) vestuarios para visitantes, vestuarios para árbitros, un espacio polivalente y una sala de reuniones.

Esta galería a oeste permite recorrer el edificio de un extremo a otro. Es un espacio cubierto y cerrado solamente por una celosía cerámica. No está acondicionado. El control térmico se limita a los espacios utilizados por personal, usuarios y deportistas, limitando de esta manera la demanda energética. 

En primera planta se encuentra el mirador, cabinas de comentaristas, almacenes y espacios estanciales.

Desde lo material:

Conceptualmente el edificio se divide horizontalmente en dos mitades:

La inferior, apoyada en las preexistencias, ligada al terreno, un verdadero basamento, donde todo es lo que parece: materiales térreos,  hormigón con áridos reciclados para gradas y estructura  y revestimientos de barro cocido y esmaltado para cerramientos y celosías.

La mitad superior tiene un carácter completamente distinto: materiales ligeros de cerramiento, predominio del blanco como “no color”, elementos textiles, luz, aire, vistas y una estructura de acero leve y aérea  que da cobijo a los graderíos y a la galería elevada.