Abrir Galería

ADAPTACION DEL CONVENTO DE SAN JUAN DE DIOS PARA HOSPEDERIA DE TURISMO EN OLIVENZA

Badajoz

Mención CONCURSO julio 2008

Arquitectos PEZarquitectos

Colaboradores Nieves Plaza

El planteamiento del proyecto se basa en la puesta en valor del convento y la muralla defensiva aprovechando su posición privilegiada en el paisaje de Olivenza.

La estrategia consiste en la ampliación del convento a través de dos pequeñas piezas apoyadas en la muralla que configuran dos nuevos patios de distinto carácter: uno público a cota del acceso principal para el salón de celebraciones compatible con un acceso de servicio y uno más privado a cota de la planta superior del convento para las habitaciones con vistas.

Las nuevas piezas se incrustan en la muralla abriendo VENTANAS AL CAMPO, las habitaciones se orientan hacia el paisaje y el salón de celebraciones toma luz a través de un lucernario que se eleva levemente sobre el fortín. La muralla transforma su condición de defensa para convertirse en lugar desde el que mirar.

Como resultado obtenemos tres zonas relacionadas pero independizables:

EL CONVENTO, las HABITACIONES MURALLA y el ESPACIO PARA CELEBRACIONES.

El convento es respetado tal y como está, limpiando su perímetro de las construcciones adosadas en diferentes épocas. Se suprime el ascensor del patio y se completa la galería en la planta superior para acceder a todas las habitaciones.

Se conservan las bóvedas de arista existentes en las alas norte y oeste del claustro, y para evitar su división y conseguir el número requerido de habitaciones, se proyectan dos tipos de dormitorios solapados, siendo uno de ellos doble y el otro doble con salón, con el dormitorio situado en un altillo sobre el otro dormitorio. De esta forma se consigue disfrutar del espacio completo bajo las bóvedas de arista.

Situadas en la nueva pieza incrustada en la muralla OESTE, estas habitaciones disfrutan de las mejores vistas del campo que circunda la fortaleza. Se consigue situar al huésped en una posición privilegiada, en la que se siente prácticamente dentro del paisaje, del que sólo le separa un vidrio sin carpintería. Este hueco ocupa totalmente el frente de las habitaciones y se manifiesta hacia el exterior como una leve grieta horizontal en la parte superior de la muralla, sobre la que se posa una cubierta ligera.

Se plantea como posible ampliación la colonización del resto de la muralla mediante la misma estrategia pudiendo llegar a aumentar el número de habitaciones en un 50% aproximadamente.

Junto al acceso principal y a través del patio público se accede al espacio destinado para salón de celebraciones. El cerramiento del salón envuelve, junto a la nueva fachada del antiguo convento, la extensión natural de la zona de eventos. El revestimiento cerámico de color ofrece un contrapunto a la sobria fachada restaurada del cuerpo existente. La transparencia y la ligereza frente a la masividad del muro y la discreción de las ventanas de las habitaciones del convento. Al mismo tiempo se utiliza un elemento tradicional (la cerámica) en un edificio histórico dándole una interpretación moderna.

En el interior una gran sala diáfana con la estructura claramente manifestada e iluminada a través de su ligera fachada sur y el gran lucernario que se asoma por encima de la muralla.

Una gran ventana al campo permite incorporar el paisaje como un elemento más en la fiesta.